AR$ 240,00


¿Ustedes nunca tuvieron la impresión de que lo que tienen en la mano se cae a propósito, y se cae de la peor manera posible, en el peor momento, en el peor lugar? ¿Y nunca  les pareció que lo hace solamente para molestarlos, para ponerlos de mal humor? A la protagonista de este libro, le pasaba muy seguido: el agua del vasito decidía caérsele en la hora de dibujo justo cuando la seño la estaba mirando. Ella suponía que eso no iba a cambiar nunca.

Hasta que un día, en la calle, conoció a un gato. No, no quiero decir que no era un gato cualquiera porque, por si no lo saben, ningún gato es “cualquiera”: todos los gatos son mágicos. Esta es la historia del encuentro entre un gato y una nena. Es una historia de más de uno, como las que me gustan a mí, y es una historia en la que la magia y la vida de todos los días van juntas, de la mano. Porque hay magia en lo que vivimos: lo único que hace falta es quedarse un momento quieto hasta que los ojos se acostumbren a la luz y la veamos.

 

Sugerido a partir de:
10 años
Temática:

Encuadernación: 
Rústica

Formato: 
14 x 21 cm

Páginas: 
64


Guardar
Compartir

Otros libros de éste ilustrador